(+34) 911 610 162 · Serrano 207 1º Madrid

Cirugía Estética Genital en la Mujer

Esquema genital externo femenino. Dr. Juan Monreal

Cirugía Estética Genital en la Mujer

La Cirugía Estética Genital ofrece una forma eficaz de mejorar el aspecto estético y, en ocasiones, funcional de los genitales externos tanto de hombres como de mujeres. En el caso de la Cirugía Estética Genital femenina existe un amplio abanico de posibilidades que se pueden usar de forma aislada o de forma combinada.

Bases anatómicas de los genitales femeninos.

Externamente los genitales femeninos están compuestos por dos pliegues de la piel, los labios menores y mayores; estos últimos contienen en su interior diferentes proporciones de tejido adiposo. Los labios menores se unen en su extremo superior para formar por un lado el capuchón del clítoris y su frenillo. El capuchón del clítoris envuelve al propio clítoris, un elemento anatómico con funciones muy similares al glande masculino. Por debajo del clítoris se encuentran el orificio de salida de la uretra, a través del cual sale la orina, y el introito vaginal. El introito suele estar cerrado en etapas tempranas por el himen, una membrana que separa el exterior del interior de la vagina. La vagina es una estructura en forma de tubo formada por una capa muscular y otra mucosa que preserva la temperatura y la humedad interiores. En esta función también colaboran de alguna forma los labios menores. La vagina conecta, en su zona más profunda, con el útero.

Esquema de los principales elementos que componen los genitales femeninos

¿QUÉ ES LA CIRUGÍA ESTÉTICA GENITAL?

La cirugía estética genital puede mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente cambiará la apreciación que los demás tengan de Vd. La satisfacción en las relaciones sexuales puede verse mejorada con algunos de estos procedimientos pero piense que solo son una ayuda y no debe depositar todas sus expectativas de mejoría en estos tratamientos.  La satisfacción en las relaciones sexuales obedece a un buen número de factores físicos y psicológicos; sólo algunos de los factores físicos pueden ser mejorados con estas técnicas de tratamiento. Antes de decidirse por esta cirugía piense cuidadosamente cuales son sus expectativas y discútalas con nosotros.
En ocasiones los signos de envejecimiento prematuro se presentan también en “otras” localizaciones a parte de las clásicas arrugas de la cara y cuello. La escasez o incluso la ausencia del vello púbico femenino o la perdida de tersura y volumen en el pubis o labios mayores, pueden provocar sentimientos de vergüenza o pudor en algunas mujeres e incluso falta de confianza con su propia pareja. Otras veces unos labios menores excesivamente grandes puede producir dificultades en las relaciones sexuales. Después de los partos el diámetro de la vagina puede verse aumentado de forma significativa empeorando las relaciones sexuales o haciéndolas menos placenteras.
En esta página encontrará un resumen con las principales técnicas para mejorar estos aspectos; cualquier duda que le pudiera surgir en cuanto a su caso debería ser consultada directamente para poder aclararla en las mejores condiciones.

Cuándo está indicada la cirugía estética genital

Estas operaciones pueden realizarse de forma aislada o junto a otros procedimientos de cirugía estética como la lipoescultura, abdominoplastia, lipoimplante, etc. De hecho, tratamientos como la liposucción del pubis o la abdominoplastia son excelentes aliados en el rejuvenecimiento de los genitales femeninos. Los mejores candidatos para este tipo de intervenciones son aquellas personas con discretas o llamativas alteraciones estéticas o morfológicas que buscan una mejoría, no la perfección, en su aspecto. Este tipo de intervenciones pueden mejorar su aspecto y su autoestima pero no necesariamente tienen que mejorar sus relaciones sexuales o conseguir su ideal de belleza.
La condición principal para someterse a estas operaciones es encontrarse con un grado de salud aceptable y estabilidad psicológica para entender cómo se realizan y que grado de mejoría se puede obtener.

Cuándo está contraindicada la cirugía estética genital

Este tipo de intervenciones nunca deben ser realizadas:

  • En mujeres que presentan alguna infección activa en su cuerpo.
  • En mujeres con presencia de lesiones malignas o premalignas.
  • En mujeres con alteraciones de la coagulación de la sangre o en la cicatrización de los tejidos.
  • En mujeres con debilidad en el sistema inmune.
  • En mujeres que están o pudieran estar embarazadas.
  • Cualquier paciente con una enfermedad mental en tratamiento debería esperar a la estabilización o resolución de su estado.

Algunas de estas circunstancias suponen una contraindicación temporal, otras suponen una contraindicación absoluta.

Tipos de intervenciones

La cirugía estética de la región genital femenina incluye tratamientos que actúan sobre los labios menores, labios mayores, clítoris, vagina y región púbica.
Las labioplastias tratan los labios menores y/o mayores. Las clitoroplastias tratan problemas del clítoris o del capuchón que lo recubre. En la región púbica pueden realizarse liposucciones, dermolipectomías o trasplantes de pelo. Un ensanchamiento excesivo de la vagina puede tratarse mediante vaginoplastia. Mas adelante encontrará una descripciónción detallada de todas ellas.

Riesgos e incertidumbres

Todas las cirugías que se describen más adelante tienen una baja incidencia de complicaciones siempre que se realicen de forma adecuada y se cumplan todos los cuidados postoperatorios. La dehiscencia de las heridas (la herida se abre antes de cicatrizar completamente), la mala cicatrización, la infección o el sangrado excesivo suelen ser raras si se realizan de forma adecuada y se sigue un postoperatorio escrupuloso.
La falta de prendimiento de la grasa o de los microinjertos de pelo es una posibilidad teórica pero relativamente rara en la practica si las normas postoperatorias se cumplen integramente. Las asimetrías llamativas ocurren normalmente como consecuencia de complicaciones postoperatorias. La colaboración médico-paciente se hace imprescindible para eliminar riesgos innecesarios y asegurar un postoperatorio sin incidencias. En general se trata de cirugías con normas postoperatorias sencillas y fáciles de cumplir. Consúltenos todas sus dudas y sobre todo comuníquenos cualquier incidencia o tratamiento médico reciente que haya realizado así como si toma de forma habitual productos de herbolario.

Cómo se realizan las cirugías

Reducción de labios menores (Labioplastia o ninfectomía):

En ocasiones los labios menores (aquellos que rodean el orificio de la vagina) pueden ser de un tamaño superior al normal plegándose sobre si mismos, dificultando en muchas ocasiones las relaciones sexuales o incluso marcándose a través de la ropa. Los labios menores pueden reducirse a un tamaño funcional y estéticamente más normal que no resulte problemático ni molesto y sin que pierdan su función protectora o su sensibilidad. Formando parte de la unidad estética de los labios menores se encuentra el capuchón del clítoris. Esta área de piel que recubre el clítoris puede tener también un tamaño mayor del adecuado protruyendo hacia el exterior a modo de pene. En ocasiones el capuchón y el propio clítoris se encuentran descendidos por debajo de su lugar ideal. Estas circunstancias descritas pueden, e incluso deben, ser corregidas si se detectan para poder conseguir un resultado adecuado.
La operación se realiza bajo anestesia local con sedación, dura unos 45 a 60 minutos y no necesita ingreso en Hospital. Existen varias técnicas para realizar la reducción, cuya elección se deberá basar el tamaño y forma de los labios menores así como en el tamaño de los labios mayores (ver apartado anterior). Una vez anestesiada la zona bajo sedación, se procede a extirpar minuciosamente el exceso de tejido labial dejando un tamaño y una forma estética y funcionalmente adecuadas. Nunca debe dejarse unos labios menores excesivamente pequeños ya que puede llegar a perderse la capacidad de lubricación a la entrada de la vagina. Según el tipo de labio el cierre se realiza minuciosamente con suturas muy finas que no necesitan retirarse. De forma habitual no todos los labios menores grandes son iguales, por lo que, idealmente, se debe aplicar la técnica adecuada a cada paciente. Incluso hay ocasiones de grandes asimetrías entre los dos labios del mismo paciente.
Si el capuchón del clítoris necesitase algún tratamiento, este se realiza simultáneamente a la labioplastia. Normalmente esta área deberá elevarse a su posición adecuada y eliminando el tejido redundante. El cuidado deberá ser exquisito en su realización ya que el clítoris no debe quedar suficientemente expuesto como para producir molestias o sensaciones desagradables. Si la región del clítoris no se trata cuando es necesario se corre el riesgo de acentuar su aspecto caído o abultado.
El postoperatorio cursará con leves molestias o escozor durante las primeras 48 horas, debiendo llevar ropa holgada para reducirlas al mínimo. La inflamación suele ser llamativa y acompañada de alguna moradura, pero se normaliza en unos cuatro o cinco días. El reposo y la higiene son fundamentales y constituyen las principales armas en las curas postoperatorias. Con una evolución adecuada la inflamación desaparecerá en unos quince días, pudiendo entonces reanudar, con el debido cuidado, sus relaciones sexuales. El aspecto final no lo apreciará hasta que hayan pasado un mínimo de 3 meses. Durante este periodo terminará de producirse la desinflamación y puede existir alguna reducción en la sensibilidad que finalmente se normalizará. Las cicatrices serán prácticamente indetectables.

Lipoimplante (microinjerto de tejido adiposo, injerto de grasa, lipofilling):

Mediante esta técnica se puede rellenar un pubis o labios mayores finos, que han perdido turgencia o que se presentan avejentados. De forma natural en estas zonas hay grasa, por lo que no existirá ningún inconveniente anatómico en injertarla. El Lipoimplante es un complemento muy aconsejable en casos en los que se va a realizar una reducción de labios menores (labioplastia) presentando el paciente unos labios mayores relativamente finos. De esta manera se contrarrestan los tamaños finales y el resultado es mucho más natural evitándose simultáneamente la extirpación excesiva de labio menor. Teniendo en cuenta que los labios menores no deben ser “amputados” o reducidos excesivamente como para que se escondan tras los mayores, el relleno se convierte en un aliado, a veces, imprescindible.

Se realizará una pequeña aspiración de grasa del área anatómica elegida; esta suele ser la cara interna de los muslos o el abdomen. La grasa una vez purificada y procesada, se inyecta en las zonas de pubis o labios mayores que lo necesiten. Puede consultar el folleto Lipoimplante para obtener más información . Suele realizarse con la misma anestesia local y sedación que la labioplastia y no precisa ingreso en Hospital. Durante, aproximadamente, dos o tres semanas puede haber inflamación y puede palparse el implante de grasa. Pasadas cuatro a seis semanas el tamaño suele ser ya el definitivo y la grasa se habrá integrado totalmenteteniendo un tacto y un aspecto totalmente naturales.

GenitalF-2

Vaginoplastia:

El estrechamiento vaginal o vaginoplastia es un procedimiento quirúrgico que tiene por objeto mejorar las sensaciones durante las relaciones sexuales. Este procedimiento también se conoce como “designers vagina” en la literatura inglesa. En las mujeres que han experimentado partos, sobre todo si han sido varios, los músculos de la vagina y del piso de la pelvis tienden a dilatarse  (algo parecido a la dilatación que sufren los músculos del abdomen). La consecuencia suele ser una debilidad significativa que causa una ampliación excesiva del conducto vaginal. Esto suele resultar incómodo y puede incluso conducir a dificultades sexuales, perdida de confianza e insatisfacción. El ejercicio selectivo (gimnasia del suelo pélvico) no suele mejorar la tonicidad de los músculos vaginales y, en algunos casos, puede incluso estar contraindicada. El objetivo de esta cirugía es mejorar el tono de la vagina al tensar los músculos vaginales y los tejidos de soporte.

La vaginoplastia tiene por objeto reducir el diámetro de la vagina y de la entrada a la misma desde los labios menores (introito vaginal). Para conseguir este efecto es necesario eliminar, de la pared posterior de la vagina, el recubrimiento de mucosa que se ha dilatado y tensar simultáneamente los músculos del piso de la pelvis. Salvo que se combine con alguna otra técnica de rejuvenecimiento genital, todas las incisiones quedan en el interior. El resultado será una vagina mas estrecha y con mejor tono muscular.  Tiene que tener en cuenta que el diámetro inicial que se deja tras la cirugía es muy pequeño y necesitará rehabilitación. Igualmente deberá avisa a su ginecólogo sobre esta intervención para que realice las exploraciones de forma adecuada. Cualquier parto posterior volverá a dilatar el canal vaginal y reproducir el ensanchamiento. Si Vd acaba de dar a luz debería esperar al menos un año antes de someterse a una vaginoplastia. La operación se realiza con anestesia general o anestesia espinal (parecida a la de los partos) de manera que pueda mantenerse relajada la musculatura pelviana y realizar as correcciones de forma adecuada. Será necesario que permanezca ingresada una noche en el hospital. Durante la cirugía, todas las suturas son reabsorbibles por lo que no es necesario retirarlas durante el postoperatorio.

Al día siguiente de la operación Vd será dado de alta y comenzaremos las revisiones en la consulta; es importante que pueda disponer de ayuda en su domicilio durante no menos de 48 horas tras el alta hospitalaria. Podrá moverse con naturalidad a partir de las 48 horas pero necesitará analgésicos durante un período de dos a cuatro días y deberá usar compresas bajo la ropa interior debido al manchado de las heridas. Tras una semana el paciente suele regresar a su actividad laboral (si es sedentaria) y tras un mes y medio puede reanudar su actividad sexual.

Aunque pueden realizarse por separado solemos recomendar un rejuvenecimiento genital global que consiste en vaginoplastia y reconstrucción de introito vaginal, plasta de labios menores y mayores. Durante las exploraciones preoperatorias se le informará sobre cuales son las opciones de tratamiento más indicadas para Vd.

Microinjertos de pelo en el pubis:

Con el trasplante de unidades foliculares se trata de repoblar el vello perdido en el pubis. Normalmente el pelo donante es necesario extraerlo de la zona baja de la nuca lo que supone que su crecimiento en el pubis va a ser mayor que el original necesitando, por tanto, cortes periódicos. Sólo se trasplantan unidades de uno a tres pelos, por lo que el resultado final es estéticamente muy aceptable. Si la falta de vello es muy acusada será necesario realizar dos sesiones espaciadas unos tres o cuatro meses. Una vez preparados los microinjertos, se procede a su distribución según el patrón femenino realizando incisiones de uno a dos milímetros. Al terminar la operación, que se realiza con anestesia local, se coloca un vendaje protector y el paciente es dado de alta. El crecimiento del pelo trasplantado suele demorarse unas 8 a 14 semanas. Se trata de un pelo definitivo que ya no volverá a caer. De acuerdo con grado de calvicie puede que sean necesarias más de una sesión de trasplante.

El postoperatorio

Los procedimientos de cirugía estética genital no suelen ser intervenciones excesivamente dolorosas pero probablemente necesite algún analgésico suave. Es normal la aparición de moradoras, manchado y de inflamación que desaparecerán gradualmente. Cada intervención tendrá sus instrucciones postoperatorias pertinentes para que la evolución sea la satisfactoria.
Con el microinjerto de pelo podrá hacer una vida normal desde las 48 horas, cuidando muy bien la zona trasplantada durante la primera semana. Las costras de los microinjertos se caerán en 10-14 días y el pelo que aparezca después del trasplante será definitivo.
Con el lipoimplante también deberá guardar reposo cinco a siete días para asegurar el prendimiento de la grasa. Normalmente no hay vendajes o puntos que retirar. Si se ha reducido los labios menores deberá mantener abstinencia sexual durante un mínimo de tres a cuatro semanas y ser muy escrupulosa en la higiene diaria evitando también prendas de vestir ajustadas. En el caso de la vaginoplastia necesitará no menos de una semana de recuperación y una abstinencia sexual rigurosa de no menos de seis semanas.

En este folleto ha encontrado las bases de los tratamientos para mejorar estética y funcionalmente los genitales externos femeninos. Se trata de procedimientos muy individualizados por lo que las consultas preoperatorias se hacen imprescindibles para su planificación y para que Ud. nos comunique cuales son sus motivaciones y expectativas.

Print Friendly, PDF & Email
000

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor acepta la política de privacidad de este sitio y lee la guia de publicación antes de enviar tu consulta. Muchas gracias

PROTECCIÓN DE DATOS – Responsable: GABINETE I&M, S.L. Finalidad. Envío de información, respuesta a consultas y contactos genéricos o relacionados con temas médicos, mientras dure nuestra relación y tengamos su consentimiento. Destinatarios. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Derechos. Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, limitar el tratamiento de sus datos, o directamente oponerse al tratamiento, o ejercer el derecho a la portabilidad de los mismos. Todo ello, mediante escrito, acompañado de copia de documento oficial que le identifique, dirigido al RESPONSABLE. En caso de disconformidad con el tratamiento, también tiene derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos. También podrá oponerse a la respuesta a través de la siguiente dirección de correo electrónico: consulta@drjuanmonreal.com . Estos datos estarán almacenados en los servidores de GoDaddy Iberia S.L.U., situados en la UE.

*

Translate »